Oración por las victimas de la trata de personas

INVITACION A LA ALABANZA

"Un grito agobiante de nuestro tiempo" es Helene Hayes, RBP, quien describió la trata de personas como, "un grito que impacta profundamente y que debe ser respondido". Parte de la respuesta de Helene fue entrevistar a mujeres de todo el mundo víctimas de la trata, con la intención de "publicar un libro que colocara las voces de estas mujeres en su centro como víctimas de la trata, en este mundo silencioso, desposeído y sin nombre".

Helene no alcanzó a escribir su libro; ella se fue a la casa de Dios Padre el 6 de enero de 2013, apenas 5 días antes del Día Mundial de la Toma de Conciencia contra la Trata. Pero las historias sagradas de las mujeres deben ser contadas y nos corresponde a nosotras hacerlo, para así terminar el «Libro de Helene», comprometiéndonos, como lo fuera ella, en la tarea de terminar con esta esclavitud moderna.

Comencemos con la oración...

ANT. El que cierra su oído al clamor del pobre; también él clamará, y no será oído.

(Proverbios 21,13).

Salmo 88 (leer lentamente y como si hablara una persona víctima de la trata)

¡Señor, mi Dios y mi salvador,

día y noche estoy clamando ante ti:

que mi plegaria llegue a tu presencia;

inclina tu oído a mi clamor!

Porque estoy saturado de infortunios,

y mi vida está al borde del Abismo;

me cuento entre los que bajaron a la tumba,

y soy como un hombre/mujer sin fuerzas.

Yo tengo mi lecho entre los muertos,

como los caídos que yacen en el sepulcro,

como aquellos en los que tú ya ni piensas,

porque fueron arrancados de tu mano.

Me has puesto en lo más hondo de la fosa,

en las regiones oscuras y profundas; tu indignación pesa sobre mí,

y me estás ahogando con tu oleaje.

Apartaste de mí a mis conocidos,

me hiciste despreciable a sus ojos;

estoy prisionero, sin poder salir,

y mis ojos se debilitan por la aflicción.

Yo te invoco, Señor, todo el día,

con las manos tendidas hacia ti.

¿Acaso haces prodigios por los muertos,

o se alzan los difuntos para darte gracias?

¿Se proclama tu amor en el sepulcro,

o tu fidelidad en el reino de la muerte?

¿Se anuncian tus maravillas en las tinieblas,

o tu justicia en la tierra del olvido?

Yo invoco tu ayuda, Señor,

desde temprano te llega mi plegaria:

¿Por qué me rechazas, Señor?

¿Por qué me ocultas tu rostro?

Estoy afligido y enfermo desde niño,

extenuado bajo el peso de tus desgracias;

tus enojos pasaron sobre mí,

me consumieron tus terribles aflicciones.

Me rodean todo el día como una correntada,

me envuelven todos a la vez.

Tú me separaste de mis parientes y amigos,

y las tinieblas son mis confidentes.

ANT. El que cierra su oído al clamor del pobre; también él clamará, y no será oído.

(Proverbios 21,13).

LECTURA 1: ¿Cuál fue la parte más difícil de ser una víctima de la trata?

.. .ser prostituida y no tener ninguna opción,...

Tenía 11 años cuando me llevaron.. .

la violencia de los clientes...

el odio creciendo dentro de mi MOMENTO DE SILENCIO

RESPUESTA: (cantar o recitar) El Señor es mi pastor, nada me falta. En prados de hierba

fresca me hace reposar, me conduce junto a fuentes tranquilas y repara mis fuerzas.

LECTURA 2: ¿Cuál era su mayor temor durante el tiempo en que fue víctima de la trata?

...que fuera asesinada por un cliente,

.. .que todos mis sueños se desvanecerían,.. .

...una de las chicas saltó de un edificio y murió, y la envidiaba "

.. .que perdiera el sentido común y cayera en la locura ...

MOMENTO DE SILENCIO

RESPUESTA: (cantar o recitar) El Señor es mi pastor, nada me falta. En prados de hierba

fresca me hace reposar, me conduce junto a fuentes tranquilas y repara mis fuerzas.

LECTURA 3: La última pregunta hecha a las mujeres: cómo fue su experiencia durante la

entrevista?. Muchas dijeron que fue difícil rememorar todo eso, pero que si esto podía

ayudar a algunas chicas a no pasar por esta experiencia, valió la pena. Otra mujer, al

responder a esta pregunta, dijo de su experiencia de ser víctima de la trata, dijo: "Fue

doloroso. Acepto que sucedió. Sobreviví. Y ahora lucho cada día.

MOMENTO DE SILENCIO

RESPUESTA: (cantar o recitar) El Señor es mi pastor, nada me falta. En prados de hierba

fresca me hace reposar, me conduce junto a fuentes tranquilas y repara mis fuerzas.

ORACION FINAL:

Dios Pastor bueno, pueda cada latido de mi corazón darme el valor para llevar a cabo esas

obras que otros dicen que es locura intentarlo. ¿Que cada respiración sea una oración en tu

misericordia por las mujeres más silenciadas, desposeídas y sin nombre. Que con cada una

de mis miradas entiendan que son preciosas a tus ojos.

Que con quienes entro en contacto puedan aferrarse a sus sueños.

Y haz que siempre reciba tu amor para que yo pueda responder a este grito agobiante de

nuestro tiempo.

Amen. -adaptado de la oración de SME

Realizada por Judy Mannix, Contacto JP, Provincia de Nueva York

 


Imprimir