El trabajo que desarrolla Handcrafting Justice

 

Trabajamos en tres continentes; en 20 países, 50 proyectos y 600,000 mujeres e hijos se benefician con esta comercialización de sus productos

 

La Hermana Maureen McGowen, gerente de Handcrafting justice, estuvo de paso por la ciudad de La Paz visitando las distintas misiones que la Provincia Bolivia/Chile va desarrollando en el país a través de la Fundación Levántate Mujer. El Centro de Comunicación quiso entrevistarla para conocer más sobre el programa de Justicia Económica que la Congregación del Buen Pastor va implementando en distintos países del mundo.

 

El trabajo que desarrolla Handcrafting Justice

La hermana Maureen señala que las hermanas del Buen Pastor están muy comprometidas con el tema de justicia económica y tenemos el convencimiento de que la justicia económica es una importante herramienta para ayudar a la mujer a que se levante. Uno de los regalos de Dios a las hermanas del Buen Pastor es que estamos por todo el mundo y  por un muy largo nosotras hemos estado trabajando con mujeres a partir de la justicia económica generando recursos por ellas y para ellas. Después de 20 años de trabajar con esas mujeres nos hemos dado cuenta de la necesidad  de comercializar esos productos, que no solo se quede en lo local. Hemos hecho un gran esfuerzo en unir esa producción de las mujeres con el mercado actual y dentro de todo este trabajo siempre se mantiene esa red del Buen Pastor.

El comienzo de trabajar con mujeres y sus productos data de hace 20 años en los Estados Unidos donde empezamos algo muy pequeño y muy informal. La hermana Maureen conoció a una hermana canadiense que comercializaba productos de América y Centro Améríca. Esta hermana canadiense le explicó de dónde venían esos productos y  cómo se beneficiaban las mismas si los vendía y fue en ese momento que la hermana Maureen pensó que ella también podía hacer lo mismo. Ella empezó a viajar y poner los productos en su maleta y empezó a comercializarlos en los Estados Unidos y  la respuesta de los compradores fue muy buena, ese fue el inicio de Handcrafting Justice. Actualmente, este sistema se ha convertido en un éxito para comercializar los productos elaborados por las mujeres alrededor del mundo. Hoy trabajamos en tres continentes: Asia, África y América del Sur, 20 países, 50 proyectos y 600,000 mujeres e hijos se benefician con esta comercialización de sus productos, señala la hermana. El trabajo de Handcrafting Justice se divide en dos etapas, la primera contar la historia, la situación y necesidades de esas mujeres que elaboran estos productos y el segundo comercializar los productos pero siempre sensibilizando a los consumidores.

 

Visita a la Provincia Bolivia/Chile

Su interés es establecer un primer contacto con los distintas oficinas regionales de la Fundación Levántate Mujer y con las mujeres productoras. “Handcrafting Justice ya ha estado comercializando productos de Bolivia y Chile por 3 años pero se quiere una gama de nuevos productos” asevera la hermana Mauereen; se ha comercializado productos de Domo Newen aunque por el momento ella no ha visitado la región sur de Chile. “La experiencia ha sido muy buena pero todavía no he podido visitar Chile”, señala Hna Maureen. La calidad de los productos mapuches es muy bueno, es increíble.

Durante su visita la Hermana ha visto mucho potencial de las artesanas y está aquí para entender más acerca de las productoras, sus situación, sus problemas, los recursos para la elaboración del material, las maquinas e insumos que usan, todo y también para saber a dónde se quiere dirigir tanto las productoras como la institución y comenzar lazos entre la producción de la Fundación con los Estados Unidos.

Estamos ahora fortaleciendo más las relaciones con la Fundación e informar que tienen compañeros de Estados Unidos interesados en sus productos y al revés. Esperamos que un nuevo diseñador trabaje con las productoras en una nueva colección, se llevarán esos modelos a Estados Unidos para hacer una consulta sobre la recepción de esos productos, agrega la Hermana.

Al preguntarle cuál es la impresión sobre las visitas realizadas, la hermana Maureen afirma que: “Estoy muy impresionada por el nivel de integración de los valores del Buen Pastor y el personal de la Fundación Levántate Mujer y del profesionalismo que he visto en los equipos de trabajo. Me parece muy poderosa la manera de pensar que tienen la Fundación y admira esa presencia de la mujer en todos los centros”.

 

Tuve muchas ganas de conocer de cerca esta misión

Al finalizar esta entrevista, la hermana Maureen acota: “Doy las gracias por la cálida bienvenida recibida a las hermanas María Cristina Opazo, Sonia Salas y a las hermanas de la Congregación; a Heidy y al personal de la Fundación quienes han estado muy pendientes de mí. Muy agradecida a la Provincia Bolivia/Chile por todo lo que me han brindado y la oportunidad de conocer el país. Mientras más oportunidad tengamos de trabajar juntos, mientras más estrechas sean las relaciones menos será la distancia. Y aunque recién ahora he visitado la misión de la Fundación hace dos años y medio que la conozco cuando conocí a Heidy en Roma y me habló de la misión; me impresionó porque al escucharla vi que no solo se basaba en la caridad sino de empoderar a la mujer y tuve muchas ganas de conocer de cerca esta misión.

Las y los invitamos a que visiten la página web de la Handcrafting Justice donde encontrarán mayor información de su trabajo y de los productos que se comercializan

http://www.HandCraftingJustice.org

 

Centro de Comunicación

 


Imprimir