Comunicar la alegría de la venida de Cristo, es el mejor regalo de Navidad

El documento de Aparecida nos invita a testimoniar nuestro gozo.

32: La alegría que hemos recibido en el encuentro con Jesucristo, a quien reconocemos como el Hijo de Dios encarnado y redentor, deseamos que llegue a todos los hombres y mujeres heridos por las adversidades; deseamos que la alegría de la buena noticia del Reino de Dios, de Jesucristo vencedor del pecado y de la muerte, llegue a todos cuantos yacen al borde del camino pidiendo limosna y compasión (cf. Lc 10, 29-37; 18, 25-43).
La alegría del discípulo... es una certeza que brota de la fe, que serena el corazón y capacita para anunciar la buena noticia del amor de Dios.

Conocer a Jesús es el mejor regalo que puede recibir cualquier persona; haberlo encontrado nosotros es lo mejor que nos ha ocurrido en la vida, y darlo a conocer con nuestra palabra y obras es nuestro gozo.

348: La gran novedad que la Iglesia anuncia al mundo es que Jesucristo, el Hijo de Dios hecho hombre, la Palabra y la Vida, vino al mundo a hacernos “partícipes de la naturaleza divina” (2 Pe 1, 4), a participarnos de su propia vida.
350: Nuestros pueblos no quieren andar por sombras de muerte; tienen sed de vida y felicidad en Cristo. Lo buscan como fuente de vida…Quieren vivir la plenitud del amor.

¿Qué podemos desear sino que en este Adviento, nuestro celo misionero se encienda con el fuego del Amor, para anunciar el gozo de encontrarnos con Cristo venido a nuestro planeta Tierra para atraernos hacia Él?



Centro de Espiritualidad del Buen Pastor

 



 

 
 

Imprimir